junta de propietariosLa sentencia que traemos hoy al blog trata de un tema trascendente que muchas personas desconocen y es el relativo a la necesidad de salvar el voto en la junta de propietarios si queremos impugnar luego los acuerdos.

Audiencia Provincial de Madrid. Sentencia de 26-03-2015.

Eulalio y Estibaliz sometieron a la aprobación de la junta de propietarios de su Comunidad la instalación de una plataforma elevadora salvaescaleras en el portal del edificio para facilitar el acceso de su hijo discapacitado. Dicha propuesta fue aceptada por la junta, sin someterla a votación, por considerar que se trataba de una obligación legal que no exigía de un acuerdo y que se debía de pagar, además, con fondos de la Comunidad.

En la misma junta se acordó también establecer una derrama, a pagar por partes iguales entre los propietarios, para realizar unas obras de impemeabilización en una parte del edificio.

Estos acuerdos fueron impugnados judicialmente por una comunera que solicitó la nulidad de los mismos por considerar, en cuanto al primero de ellos, que tratándose de un edificio sin barreras arquitectónicas, que estaba por lo tanto adaptado a la Ley, no precisaba de esa plataforma y, considerándose una mejora no exigible, sería necesario someterla a votación y, en cuanto al segundo acuerdo, por considerar que el pago de la derrama no debía de hacerse por partes iguales entre los propietarios sino por coeficientes.

La comunidad de propietarios decidió entonces convocar una junta urgente para decidir si allanarse (aceptar las pretensiones de la otra parte) o contestar oponiéndose a la demanda.

En esa junta la Abogada de la Comunidad explicó a los propietarios las consecuencias de allanarse y las posibilidades de oponerse a la demanda presentada. La junta de propietarios acordó por unanimidad, con el voto favorable de Doña Estibaliz presente en la reunión, allanarse a la demanda.

Tras la Junta, Eulalio y Estibaliz, no conformes con aquello que habían votado, deciden impugnar judicialmente el acuerdo de la Comunidad por considerar que en los términos en los que fue planteado les había generado confusión a la hora de votar. La demanda fue estimada en primera instancia decretándose en la sentencia la nulidad del acuerdo de la Comunidad por medio del cual se acordó allanarse a la demanda presentada.

La comunidad de propietarios, no estando conforme con la sentencia dictada, decide recurrir en apelación ante la Audiencia Provincial (AP) de Madrid. El recurso se basa en la falta de legitimación de Eulalio y Estibaliz para impugnar un acuerdo de una junta en el que uno de ellos estuvo presente y votó a favor del mismo.

Entiende la Comunidad que la  impugnación planteada va contra los actos propios y la buena fe que se exige a los propietarios que votaron a favor en la junta, no mostrando en ningún momento su disconformidad al acuerdo ni salvando su voto a efectos de impugnar posteriormente el mismo.

Nos recuerda la AP que la Ley de Propiedad Horizontal confiere legitimación para impugnar los acuerdos a los propietarios que hayan salvado su voto en la junta, a los ausentes por cualquier causa y a los que indebidamente hayan sido privados de su derecho de voto.

Constituye una garantía jurídica para los presentes en la junta el hecho de que ningún propietario que no haya votado en contra o salvado su voto mediante cualquier manifestación contraria o disidente, pueda posteriormente impugnar los acuerdos.

Votar a favor implica carecer de legitimación para posteriormente poder impugnar, salvo que se demuestre cumplidamente por el propietario demandante que el voto se emitió por un error debido a un engaño o desinformación sobre el objeto de la votación.

El Abogado de Eulalio y Estibaliz manifiesta que sus defendidos nunca comprendieron el alcance real del acuerdo de allanamiento en los términos en los que fue planteado y por eso votaron a favor ya que resultaría ilógico pensar que siendo ellos quienes solicitaron la instalación de una plataforma elevadora para su hijo voten posteriormente a favor de allanarse a una demanda de nulidad del acuerdo de instalación de la propia plataforma.

La Audiencia Provincial considera probado que en la junta de propietarios en la que se acordó el allanamiento la Abogada de la Comunidad explicó hasta en dos ocasiones las consecuencias de allanarse a la demanda presentada y tras estas explicaciones se sometió el acuerdo a votación con el voto favorable de Estibaliz quién, si consideraba que sufrió un error o votó positivamente debido a la desinformación a la que le indujeron, debió de acreditarlo en el juicio.

Dice la AP que  aunque el voto favorable de los demandantes parezca contradictorio con su petición anterior de instalación de la plataforma elevadora, lo cierto es que la demanda a la que se allanaban centraba su discusión sobre la forma en la que se había tomado el acuerdo (sin votación), no sobre el hecho de instalar o no una plataforma elevadora, no siendo de extrañar que la Comunidad haya acordado allanarse para posteriormente, con arreglo a derecho, someter el acuerdo de instalación de la plataforma, a la consideración de la junta de propietarios en debida forma.

La AP estima el recurso de la comunidad de propietarios, revoca la sentencia dictada en primera instancia y desestima la demanda presentada por Eulalio y Estibaliz.

Visto lo ocurrido en éste caso, debemos tener muy claro que ante cualquier acuerdo de la comunidad de propietarios tomado en una junta en la que estemos presentes y con el cual no estemos conformes debemos de dejar muy clara nuestra oposición al mismo y nuestro voto contrario a la decisión adoptada, lo que nos permitirá valorar posteriormente, con el asesoramiento de un Abogado, la posibilidad de impugnar el acuerdo adoptado.

Luis Landa Canosa